¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas

 

Portada de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick
Cátedra, 2015
357 páginas

Te doy la bienvenida, hoy te traigo una novela muy interesante ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? escrita por Philip K. Dick y publicada por primera vez en 1968.

En esta reseña haré mención específica a la edición de Cátedra (en su colección Letras Populares) ya que esta cuenta con una interesante introducción. El libro tuvo una laxa versión cinematográfica con el título de Blade Runner (una película excepcional pero que no es fiel a la novela), las tramas de ambas obras están bastante diferenciadas por lo que no conviene hacer el análisis del libro teniendo como referencia su adaptación (al propio escritor se le propuso hacer una novela más adecuada al estilo de la película y prohibir futuras publicaciones de la obra original por una suma aproximada de cuatrocientos mil dólares, él, a pesar de sus dificultades económicas, rechazó la oferta, y así el libro continuó publicándose).

La obra nos narra las aventuras de un cazarrecompensas llamado Rick Deckard, dedicado a acabar con androides rebeldes en un planeta Tierra cubierto de polvo radiactivo, causado por la guerra nuclear. Prácticamente todos los animales están muy cerca de la extinción y gran parte de la población tiene mascotas eléctricas (esta relación con animales artificiales se convierte en parte importante de la obra). Rick Deckard tendrá que retirar a unos androides especialmente inteligentes, llamados nexus-6, que son casi idénticos a los humanos.

La lectura demuestra una notable fluidez aunada a una sensación total de credibilidad del mundo plasmado; resulta sorprendente verte inmerso en una narración atractiva de un mundo futuro, en la que el escritor no se empeñe en emplear decenas de páginas dispersas para describir la situación sociopolítica e histórica del lugar. Prácticamente toda la obra se nos narra desde el filtro de la experiencia de dos personajes: Rick Deckard y J.R Isidore, este último es un hombre con una inteligencia limitada por los efectos del polvo radiactivo, trabaja para una empresa de cuidado de animales artificiales y quiere, en un primer momento, prestar ayuda a los androides, durante la novela se muestra como un hombre muy entrañable y valiente, puesto que, a pesar de sus dificultades, vive sin necesitar ayuda de nadie (personaje omitido en la película).

Se da la visión de una sociedad demacrada en valores donde la frontera entre lo real y lo artificial es tan difusa que llega a confundirse.

Se introducen de forma paulatina ciertos rasgos característicos como el mercerismo, un movimiento de carácter filosófico y religioso que permite, mediante el uso de tecnología, conectarse a una realidad común compartida entre los usuarios, haciéndoles llegar a una realidad virtual en la que encarnan el papel del fundador de esta religión, Wilbur Mercer, quien debe de ascender una cumbre mientras enemigos invisibles arrogan piedras durante el ascenso, las personas conectadas a este sistema unen fuerzas para continuar adelante (motivación de grupo, sentimiento de pertenencia).

El culto a los animales durante la narración es una muestra de la extrema hipocresía por parte de quienes aún viven en la tierra (gran cantidad de población está migrando a Marte).

Resulta interesante cómo se nos desvela el placer que generan, en los personajes, las invenciones tecnológicas, desde máquinas para obtener sensaciones previamente especificadas por el usuario, hasta el contacto sexual con androides; como eruditamente se nos dice en la parte introductoria de la edición citada, este hecho corresponde con el denominado por Marx “motor para la productividad del trabajador capitalista”, bajo la estructura de satisfacción-frustración la cual propicia el continuo consumo, el protagonista en algunas ocasiones afirma que necesita un animal para seguir ejerciendo su trabajo y en otras, que continua con su ocupación para poder costearse un animal real.

Esta edición en concreto (Cátedra) comienza con una introducción en la que se nos habla acerca de la particular vida del escritor, así como de distintos aspectos que se muestran en la obra, posteriormente se ofrecen datos cronológicos adicionales; esta parte inicial es recomendable leerla al concluir la novela.

Finalmente apuntar que he disfrutado de la lectura, no se me ha hecho pesada en ningún momento y la inmersión ha sido muy buena. Una novela recomendable.

Espero que te haya resultado últil esta pequeña reseña, ya sabes que puedes leer muchas más aquí.

Nos leemos muy pronto, un abrazo.

 

 Puedes comprarlo pulsando aquí 🙂

Foto de Philip K. Dick

 

Share This