El mapa y el territorio

 

Portada de "El mapa y el territorio"
El mapa y el territorio de Michel Houellebecq
Anagrama, 2011
379 páginas

Una novela que muestra perfectamente la agudeza y la ironía de Michel Houellebecq.

Te doy la bienvenida a esta reseña, hoy tenemos un libro de Houellebecq, El mapa y el territorio, comenzamos.

Es habitual que la polémica rodee a Michel Houellebecq, un escritor solitario poco preocupado por la prensa internacional y por la imagen que otros tengan sobre él (o eso se esfuerza por aparentar). No había leído nada del autor hasta ahora y esperaba una obra completamente diferente, pensaba que iba a tratarse de un texto arduo con necesarias relecturas. Lo cierto es que la obra tiene dos características que son clave: agudeza y sencillez. Es una novela que se lee cómodamente y aporta una visión de nuestro mundo suficientemente interesante como para seguir leyendo.

En referencia al argumento de El mapa y el territorio, en síntesis, puedo decirte que nos narra la vida y evolución artística de Jed, un creativo que comienza dedicándose a la fotografía y que después virará hacia la pintura. Jed conocerá al propio Michel Houellebecq dentro de la obra, de esta relación se deriva, en gran medida, el resto de la historia. La trama no es muy compleja o enrevesada, pero es bastante entretenida.

Con respecto a la forma de narrar, resulta llamativo en las dos primeras partes del libro, el ejercicio de cambio de foco: de la visión del desarrollo diegético “general” (el avance de los eventos que componen la trama), con sus particularidades, a la focalización en elementos concretos de los que se da una serie de datos informativos, siendo éstos de carácter técnico o representativo de una realidad histórica o natural, es decir, en ciertos momentos se focaliza en elementos o estructuras concretas para desarrollar una narración técnica.

Durante la narración trabajada con ese foco que llamo “general” se revela la gran agudeza descriptiva y analítica de Houellebecq, este hecho me hace ver a un escritor inteligente, capaz de la observación y síntesis de los procesos que se dan en las relaciones humanas.

Los personajes no ofrecen esa sensación de solidez que a mí me gusta disfrutar, pero a pesar de ello la lectura a fluido eficientemente, no he sentido estar ante una novela falta de buena estructura.

El mapa y el territorio se divide en tres partes y un epílogo, la última de las tres partes es la más diferenciada, en ella hay un interesantísimo cambio de personajes y de trama que comienza poco antes de una revelación que te impresionará… El final del epílogo es ciertamente angustioso y da colofón a un ejercicio continuo en la novela: la reflexión artística entre la técnica y el impulso del motivo artístico.

Es una lectura sumamente cómoda, antes de afrontar a Houellebecq tenía una idea muy diferente, ya sabes, esperaba un texto denso y arduo, pero no es nada parecido. Viendo el conjunto me parece un trabajo dinámico, agradable y de una agudeza evidente.

Obra recomendada.

Nos leemos muy pronto, un abrazo.

 

Puedes comprarlo pulsando aquí 🙂

Michel Houellebecq (Isla de Reunión, 26 de febrero de 1958)

 

Share This