Tan poca vida

tan-poca-vida

Puntuación

4.5 sobre 5

Esta es la segunda novela de Hanya Yanagihara, traducida al español por Aurora Echevarría para el sello editorial Lumen. Ha tenido gran éxito en otros países y un destacado número de críticas favorables. Puedo decir que, después de su lectura, me parece más que justificada su buena acogida internacional.

Una obra absolutamente desgarradora; toda la narración gravita entorno a Jude, un hombre que sufrió continuos abusos sexuales durante su infancia y que, a causa de su pasado, vive con una angustia continua, rodeado de problemas físicos y emocionales.

Con el fin de no desvelaros la trama para que podáis vivir la experiencia de la lectura, solo os diré que es una novela que os hará sentir una enorme empatía con los protagonistas, percibiréis sus matices y comenzaréis a creeros muy cerca de Jude; os llevará por un vaivén de emociones continuamente: el horror, el acercamiento a la felicidad, el amor, el desamparo y la desolación.

Su extensión es completamente comprensible dado que abarca un amplio periodo temporal en la vida del protagonista y, además, con un constante ejercicio de profundización psicológica. El estilo es agradable y cautivador; el registro es perfectamente asequible.

La profundidad de los diálogos, y su uso continuado, hace concebir todos los hechos de una forma mucho más veraz.

Se nos contará la historia desde los puntos de vista de varios personajes, con un avance progresivo en la vida de los protagonistas conforme avanzamos en la lectura, pero, con viajes al pasado de Jude, para así, mediante sus vivencias comprender su presente.

Ha sido una maravilla. Si tenéis la oportunidad de leer esta novela, no la dejéis escapar.

La elegancia del erizo

libro_1322015784

Puntuación

3.5 sobre 5

Desde un rico edificio residencial de París nos hablan dos particulares personajes. Por un lado tenemos a la portera, Renée Michel, una mujer de cincuenta y cuatro años que lleva veintisiete trabajando en el edificio, vive esforzándose por mostrarse como una portera simplona con poco que aportar al mundo, para así no dejar ver su lado intelectual y no llamar la atención de nadie; por otro lado está Paloma Josse, hija menor de una de las familias del edificio, tiene tan solo doce años y posee una mente brillante, al igual que la portera intenta no llamar la atención demasiado y emplea gran parte de su tiempo en pensar y poner por escrito sus introspecciones.

La obra se nos narra desde los puntos de vista de estas protagonistas, ofreciéndonos una visión más completa de la situación general y generando una profunda empatía.

En el desarrollo de la diégesis se unen más personajes y tramas secundarias, todo ello de forma tan fluida que aporta calidez al texto. Son continuas las reflexiones filosóficas de las protagonistas entorno a aspectos sociales, políticos y estéticos, pero, tienen una medida de extensión y profundidad bien calculada, puesto que ni dificultan ni dan pesadez a la lectura.

Esta novela nos enseña la belleza de los detalles dentro de la cotidianidad, lo absurdo de los roles sociales y la sapiencia de tener claro que son muchos quienes, a ojos clasistas, pueden resultar anodinos pero esconder una profundidad de espíritu y unas capacidades muy por encima de quienes se empeñan en demostrar su magnificencia. Debemos esforzarnos en ver, de forma profunda y real, a las personas que nos rodean.

Pedro Páramo

9788437604183

Puntuación

3.5 sobre 5

Construida a partir de retazos, nos cuenta el viaje de un joven, Juan Preciado, en busca de su padre, Pedro Páramo. El elemento central entorno al cual se estructura la trama es Comala, el pueblo al que llega para saber acerca de su padre, un lugar donde permanecen las voces de quienes ya no viven y donde mediante fragmentos de historias entorno a su madre, podrá comenzar a saber más sobre sus orígenes.

Una obra que plasma la dicotomía entre la vida y la muerte y el martirio de las almas de quienes pecaron. Ofrece a los lectores gran cantidad de posibles relaciones entre los elementos que maneja y las interpretaciones simbólicas que genera su lectura.

Estructuralmente hay dos partes diferenciadas, la segunda parte está centrada en el tiempo de Pedro Páramo y resulta mucho más sencilla de seguir. Los localismos están presentes pero, con una edición decente, no resultan ningún problema.

Indudablemente es una obra ambigua, la falta de linealidad y los continuos saltos en los planos del tiempo narrativo pueden desorientar al comienzo, pero después, cuando nos hacemos al estilo, resulta una obra interesante e inquietante.

Es una novela que para completar de apreciar requiere, a mi juicio, de una segunda lectura, y será en está donde tendremos una percepción armónica frente a los múltiples fragmentos y voces que, en primera instancia, dificultan la comprensión.

Es brillante la capacidad que tiene de envolver al lector; el método de emplear narraciones independientes aumenta la sensación de aproximación e inmersión en el tiempo que narra, y el manejo del lenguaje es excepcional.

Lectura obligada para cualquier interesado en la historia y evolución de la literatura.

La muerte en Venecia

muerte-venecia

Puntuación

4 sobre 5

Esta novela nos cuenta la historia de un exitoso e introvertido escritor que siente la necesidad de viajar, y que, después de varios amagos, termina alojándose en Venecia. Es allí donde se topa súbitamente con el ideal de belleza encarnado en el cuerpo de un niño; esto le produce una profunda consternación puesto que él ha reflexionado entorno a este arquetipo desde un punto de vista intelectual y artístico, y ahora lo tiene delante.

La trama es sencilla y únicamente se nos muestran estos dos personajes ya citados.

El registro es eminentemente culto y las descripciones llegan a rozar el lirismo, os cito a continuación el comienzo del capítulo IV:

   Un día y otro día, el dios de ardientes mejillas recorría con su cuadriga generadora del cálido estío los espacios del cielo, y su dorada cabellera flotaba en el viento huracanado que venía del Este. Por los confines del mar indolente flotaba una blanquecina, sedosa niebla. La arena ardía. Bajo el azul encendido de éter se extendían, frente a las casetas unas amplias zonas, y en la mancha de sombra secretamente dibujada que ofrecían, parábanse las horas de la mañana.

Os recomiendo esta lectura, es breve y por tanto no será abrumadora para quién acostumbre a una literatura de carácter más evasivo, y además, es un texto que desprende pulcritud y belleza formal.

La buena letra

PlantLETRA.qxd

Puntuación 

4 sobre 5

Nos encontramos ante una madre que decide narrar a su hijo, desde un presente agónico, retazos fundamentales de su vida. Una vida repleta de lucha y sacrificios.

Espléndida novela, de una belleza desgarradora, en la que se dan cita la bondad y el amor materno, con la avaricia, la prepotencia, la soledad y la tristeza.

Una lectura que acongoja y hace añorar al lector lo sencillo y feliz.

Absolutamente recomendable.

El barón rampante

73507

Puntuación 

3,5 sobre 5

Tenemos ante nosotros la historia de un noble que decide, cuando es aún un niño, desarrollar toda su vida en los árboles, sin volver a pisar tierra. Como veis el argumento es absolutamente esperpéntico, se sustenta en el tema que el propio autor definió como objetivo de su obra: “Una persona se fija voluntariamente una difícil regla y la sigue hasta sus últimas consecuencias, ya que sin ella no sería él mismo ni para sí ni para los otros”.

Está latente durante la narración la idea de que quien alejado por voluntad propia de las dinámicas sociales habituales logra incidir en el desarrollo del mundo más que muchos que se mantienen en ellas, además de la capacidad de lograr un estatus de identidad (seguridad y libertad) con un firme propósito de vida como punto de partida.

El protagonista vive aventuras y amores residiendo en las alturas, interviene en la historia de su pueblo y su fama traspasa fronteras.

Creo recomendable afrontar esta lectura sabiendo que no se trata de una novela de puro entretenimiento, con giros narrativos, tramas internas y acción por doquier; esta es una obra con una prosa de una ampulosidad medida, para disfrutar con sosiego, distante de la narrativa que abriga la acción desnuda de forma, aunque en el último tercio del libro se despliega una parte imaginativa bastante entretenida que hace concluir la historia con una sensación agradable.

En ningún momento la trama me ha suscitado demasiado interés, no he acabado ningún capítulo con entusiasmo por empezar el siguiente. El peso del atractivo literario de la obra ha recaído, en mi caso, en la espléndida forma de narrar.

Sabiendo a lo que nos enfrentamos puede ser una delicia literaria. Si por el contrario buscáis acción, grandes personajes, viajes y derroche de fantasía, es probable que os haga sufrir.

 

El nombre del viento

6483211

Puntuación

4.5 sobre 5

Desde hace ya algunos meses tenía la intención de releer “El nombre del viento” y escribir una reseña crítica de una forma más pausada; cuando lo leí por primera vez, me gustó enormemente. Después de esta nueva lectura se han hecho más claros los excelentes puntos fuertes de la obra, pero también hay algunos aspectos que me han disgustado.

El esquema de la obra consiste en la narración de la vida y las aventuras de Kvothe, un personaje extraordinario en muchos sentidos, una crónica de tres días, cada día supone un libro de la trilogía.

Se nos muestra a un personaje principal que ha vivido épicas aventuras pero que, por algún motivo desconocido para el lector, ha caído en desgracia y ahora se refugia en un recóndito pueblo haciendo de posadero, esta premisa atrayente de lectura nos hace comenzar la obra con bastante interés y curiosidad, al menos en mi caso.

La intriga general que enmarca la novela y las subtramas que se van dando hacen que la lectura sea bastante intensa, hay partes que pueden resultar aburridas para quienes únicamente esperen pura épica, pero a mi me ha parecido una trama con las dosis de acción bien medidas.

El lenguaje está muy inteligentemente utilizado, las descripciones son suficientes para dar cierto sentido poético a algunas partes pero no tan extensas o precisas como para “entretenerte” en el, es decir, el autor es capaz de sumergirte en la acción narrativa sin que estés prestando demasiada atención a las palabras o la distribución que utiliza.

Con respecto al tratamiento de la magia, se ofrece al lector una sesgada explicación práctica de algunas particularidades técnicas de su funcionamiento, lo cierto es que no se explica nada en profundidad, evidentemente, todo son generalidades o detalles como los efectos que producen las inscripciones de ciertas runas, pero es una manera extraordinaria de generar una nueva sensación funcional con respecto a los mecanismos internos de la magia práctica frente al clásico misticismo impenetrable del género.

Todas las particularidades de la obra que considero negativas giran entorno a la figura de la mujer. Quiero comenzar diciendo que no hay ninguna falta de lógica, es decir, el autor ha creado unas dinámicas de supremacía masculina en el ámbito de la nobleza y el mundo académico que encajan perfectamente en la diégesis (desarrollo de los hechos narrativos), lo que me resulta desagradable es que haya decidido hacerlo así. Me hubiese encantado toparme en esta obra con una sociedad que abrazase una verdadera igualdad de género; contamos con el factor magia, el cual podría haberse tratado como elemento diferenciador con respecto a los ejes de poder y dominio eminentemente machistas que se dan en nuestra sociedad.

A pesar de lo anterior, la obra me ha gustado mucho, ha sido capaz de transportarme a la acción y aporta al género una calidad narrativa que lo enriquece.